miércoles, 9 de febrero de 2011

Si me necesitas, llámame


Así que nos sentamos frente al fuego bebiendo café y escuchando una radio de Eureka que emitía toda la noche mientras hablábamos de los caballos y luego de Richard y de la madre de Nancy. Bailamos. No mencionamos para nada nuestra situación. La bruma pendía al otro lado de la ventana y charlamos y estuvimos cariñosos el uno con el otro. Al amanecer apagué la radio, nos acostamos e hicimos el amor.




Raymond Carver. Si me necesitas, llámame.
Compactos Anagrama. 2001.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada