jueves, 24 de octubre de 2013

Un poema de Kirmen Uribe


HAYA


Imaz, de Alzo, plantó un retoño de haya
en el monte Basaitz, el año que conoció a su mujer.

Lo cuidó con esmero durante toda su vida,
y rodeándolo con su cinturón notaba cómo crecía.

Fue uno de los mejores escribiendo coplas,
y murió en 1893. Su mujer, veinticinco días después.

Para abarcar el contorno del haya, hoy en día
le haría falta un cinturón de cinco metros.



Kirmen Uribe. Mientras tanto cógeme la mano.
VISOR LIBROS. 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada