martes, 8 de noviembre de 2011

Un poema de Pablo Casares


LA DESPEDIDA


Era un cálido día de septiembre.
Yo me iba por una temporada.
La encontré serena, sentada en su sillón.

Intercambiamos unas palabras,
sin abandonar en ningún momento
la idea de un pronto reencuentro
que ambos intuíamos difícil.
Finalmente nos dimos un abrazo.

De sus pupilas grises
surgió un fuego
que todavía quema.




Pablo Clasares. Quiénes fuimos. Huacanamo, 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada