sábado, 27 de mayo de 2006


Iluminaremos las habitaciones con luciérnagas. Así cada noche, cuando regresemos de pescar en la playa, nos tumbaremos a observar nuestro propio firmamento y podremos inventar el nombre de nuestras constelaciones.

2 comentarios:

  1. Y,en silencio,se reflejará su luz en tus ojos.....:)

    ResponderEliminar